Pediatra En Casa DR. LUIS RUIZ PEDIATRA Guatemala

Archive for febrero 19th, 2008

39-bebe.jpg

Cuantos de ustedes no me han preguntado en mi consultorio

¿Cuántas HORAS DE DORMIR MI HIJO NORMALMENTE?

¿QUÉ HAGO PARA QUE SE DUERMA PORQUE  SE DUERME MUY TARDE?

Les diré que el sueño constituye una parte importante de la vida de su hijo o hija. Los trastornos del sueño son frecuentes en los niños pequeños y aunque la mayoría de las veces no son graves si producen molestias en las familias. Es conveniente conocer algunas características del sueño infantil, establecer criterios para que no existan alteraciones y reconocer cuando se debe consultar al pediatra.

SUEÑO NORMAL      

El recién nacido (menor de 1 mes de vida), tiene un ritmo de sueño más corto que el del niño mayor o el adulto. Es decir, los ciclos de sueño-vigilia se producen varias veces en un día hasta que a los 4-6 meses este ritmo de sueño-vigilia se hace cada 24 horas (ritmo circadiano). El niño de pocos meses tiene primero un sueño activo (movimientos de ojos, algún ruidito, gestos en la boca, movimientos de extremidades) y este es seguido de un sueño tranquilo. A partir de los 4-6 meses las fases del sueño se van pareciendo a las del niño mayor y el adulto donde primeramente hay cuatro fases de sueño equivalentes al sueño tranquilo y una fase de movimientos rápidos de los ojos que corresponden al ensueño, es decir, al sueño que podemos recordar si nos despertamos en ese momento.      Es muy importante saber que durante el sueño normal todos los niños (y adultos) tienen despertares, generalmente breves, que se continúan sin darnos cuenta con el sueño. En ocasiones son más prolongados y el niño se da cuenta que está despierto y puede reclamar los elementos que le facilitan conciliar el sueño.      La cantidad de horas de sueño de los niños depende de la edad y presenta variaciones individuales. Como referencia podemos establecer: 

EDAD SUEÑO NOCTURNO (HORAS) SIESTAS (HORAS) HORAS TOTALES DE SUEÑO
1 MES 8.5 8 16.5
6 MESES 10.5 4 14.5
12 MESES 11 2.5 13.5
DOS AÑOS 11 2 13
CUATRO AÑOS 11 0 11
OCHO AÑOS 10 0 10
DOCE AÑOS 9 0 9
DIECISEIS AÑOS 8 0 8

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA EL SUEÑO DE LOS NIÑOS      

Establezcan siempre rutinas desde que el niño es pequeño: baño, cena o toma de pecho o pachita o biberón de la noche, continuar con un periodo de intercambio afectivo y juego fuera del dormitorio y acostarle al niño para que se duerma. No se debe acostarle dormido, acunándole, permitiendo que toque el pelo de la madre o permaneciendo junto a el o ella hasta que se duerma. (Debe recordarse que el niño reclamará esos vínculos, dependientes de la presencia de un adulto, normalmente la madre, para quedase nuevamente dormido si tiene despertares prolongados). Una vez que se coloca en su cuna se debe despedir del niño brevemente y con absoluta normalidad. Es conveniente que en su cuna tenga móviles, peluches y otros objetos que no supongan riesgo para los niños y que sirvan de vínculo para dormirse nuevamente si tiene despertares prolongados.      No se preocupe si su niño de pocos meses se queda dormido tras la toma. Acuéstele con normalidad, es casi seguro que no tendrá trastornos del sueño por esta causa. Si tiene más de tres o cuatro meses de edad, se despierta muchas veces por la noche y mama muy poco o toma poco biberón es posible que haya establecido el chupeteo del pezón como vínculo para quedarse dormido. Si sospecha esto consúlteme en la próxima cita y analizare su caso.      Si su hijo o hija tiene cólicos debe atenderle sin someter al bebé a estímulos diferentes cada día. Muchos de los niños con cólicos tienen trastornos del sueño cuando son mayores porque los padres no saben que este es un problema transitorio, no más de tres meses, y siguen atendiendo frecuentemente al niño ante cualquier ruidito o movimiento normal que haga durante la noche. Si su hijo o hija han tenido cólicos y a partir del tercer o cuarto mes siguen con dificultades para dormir, requiriendo la presencia de los padres, debe consultar a su pediatra.      Acueste al niño o niña en una habitación a una temperatura adecuada (17-20ºC), respetando las normas de prevención de la muerte súbita.      No es aconsejable que los niños duerman con los padres en la misma cama pues existe riesgo de muerte por sofocación.      A partir de los 3-4 meses es conveniente que el niño duerma en su habitación si es posible. De no serlo, es recomendable establecer mediante algún separador el espacio del niño en la habitación de los padres.

TRASTORNOS MÁS FRECUENTES DEL SUEÑO DE LOS NIÑOS

INSOMNIO POR HÁBITOS INCORRECTOS:      Es la causa más frecuente. Son niños que se despiertan asiduamente por la noche y reclaman la presencia de los padres para dormir de nuevo.      El tratamiento consiste en reeducar al niño. No hay que recurrir a somníferos ni tranquilizantes y los resultados son muy buenos. La prevención de este trastorno tan frecuente se de establecer poniendo en práctica las recomendaciones para un sueño adecuado.  

SONAMBULISMO      El niño sonámbulo se levanta de su cama y permaneciendo dormido hace actividades que pueden ser habituales. La edad más frecuente de aparición es entre los 4 y 8 años y se resuelve espontáneamente en la adolescencia.. La fiebre, la falta de sueño y algunos medicamentos actúan como factores pre-disponentes. Se debe consultar para establecer estrategias que eviten riesgos en estos niños.

BRUXISMO      Consiste en el rechinar de dientes durante el sueño. No es sinónimo de presencia de parásitos (lombrices). En ocasiones hay que consultar a un ortodoncista para que evite el desgaste de las piezas dentales.

SOMNILOQUIA      Se trata de la emisión de palabras durante el sueño. No constituye ningún problema y no requiere tratamiento.

TERRORES NOCTURNOS       Suelen aparecer a primeras horas de la noche. El niño está agitado, llora, grita, suda y se percibe que está angustiado. En los terrores nocturnos, muy frecuentemente, el niño no recordará nada de lo que le ha causado ese malestar, por tanto no se les debe interrogar esperando que nos cuenten lo sucedido. Si insistimos no generaremos más que confusión. Hay que diferenciarlo de las pesadillas, que se producen más frecuentemente al final de la noche, y donde el niño puede contarnos lo que ha vivido en el sueño (ensueño). Los terrores nocturnos afectan a un 3% de los niños, principalmente entre los 4 y 12 años, se resuelven espontáneamente en adolescencia. Los terrores nocturnos pueden ser desencadenados por fiebre, falta de sueño y medicamentos que actúen a nivel del sistema nervioso central.

PESADILLAS      Son sueños con experiencia de miedo que generalmente despiertan. La pesadilla generalmente es un sueño largo que suele ocurrir en el último tercio de la noche. El niño se despierta, generalmente consciente, y suele ser capaz de contar lo que ha soñado. Las pesadillas son frecuentes (10-50% de los niños entre 3 y 6 años) y tienden a disminuir con la edad. Un grupo pequeño de niños continúa teniendo pesadillas más allá de la adolescencia y requieren psicoterapia.

DIFERENCIAS ENTRE TERRORES NOCTURNOS Y PESADILLAS 

  TERRORES NOCTURNOS PESADILLAS
MOMENTO DE LA NOCHE PRIMERAS HORAS ULTIMAS HORAS
CAPACIDAD PARA RECORDAR EL SUEÑO INFRECUENTE FRECUENTE Y DE FORMA DETALLADA
MOVIMIENTO DE BRAZOS Y PIERNAS, SUDORACIÓN, ETC MUY FRECUENTE INFRECUENTE
SI SE DESPIERTA ESTA CONFUSO ESTA ORIENTADO. CUENTA CON DETALLE EL SUEÑO

SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO      Las características de los niños con apneas (pausas respiratorias prolongadas) obstructivas del sueño son:      Pausas en su respiración, mayores de 6 segundos en niños pequeños y mayores de 10 segundos en niños mayores y adolescentes.      Ronquidos intensos.      Respiración con la boca abierta      Actividad intensa de músculos del tórax y diafragma para respirar. (El pecho se hunde)      Es muy común la presencia de amígdalas y vegetaciones aumentadas de tamaño.      Los síntomas más comunes durante el día son:      Irritabilidad, falta de concentración y dificultades escolares.      Comportamiento hiperactivo.      Somnolencia.      Cansancio.      Escasa ganancia de peso (y talla).      Dolores de cabeza por la mañana.      El síndrome de apnea obstructiva del sueño es también común en niños mayores y adolescentes obesos.      Es un problema grave que requiere estudio en una Unidad de Sueño. Siempre que se sospeche esta situación se debe consultar al pediatra, siendo recomendable grabar en vídeo el sueño del niño. El tratamiento suele ser quirúrgico (extirpación de amígdalas y vegetaciones). 

NARCOLEPSIA      Es una alteración infrecuente, de comienzo en la segunda década de la vida, con mayor incidencia a los 14 años caracterizada por somnolencia excesiva que le obliga a tener siestas frecuentes de corta duración (10-20 min.) que puede acompañarse de cataplexia (pérdida brusca de fuerza en brazos y piernas desencadenada por emociones fuertes sin perdida de conciencia, de escasa duración y recuperación completa) y de otros trastornos como son alucinaciones y parálisis del sueño.  

¿CUANDO CONSULTAR?

Siempre que el sueño del niño interfiera las actividades de la familia debe consultarse al pediatra pero los motivos que más frecuentemente generan consulta son:Necesita más de treinta minutos para quedarse dormido desde que se le acuesta.Despertares nocturnos reclamando la presencia de los padres.Terrores nocturnos.Pesadillas frecuentes.Somnolencia y cansancio durante el día. Falta de concentración e hiperactividad.Ronquido con pausas respiratorias prolongadas (apneas) acompañadas de trabajo para respirar durante el sueño.Sonambulismo.Narcolepsia 

Anuncios

febrero 2008
L M X J V S D
    Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  

Blog Stats

  • 1.197.603 hits

Flickr Photos

Anuncios