Pediatra En Casa DR. LUIS RUIZ PEDIATRA Guatemala

Archive for julio 2009

0,,1_147422178_165,00colicos-en-bebe

El estreñimiento en los niños: Causas y consejos


El estreñimiento o constipación en los niños no es otra cosa que cuando las heces se vuelven duras y secas y son difíciles y dolorosas de evacuar. Es posible que el niño llore mientras está tratando de evacuar, diga que le duele o exprese que tiene deseos de evacuar pero a pesar de pujar y esforzarse no puede hacerlo, así que no es raro que el pequeño grite y se enrojezca cuando está evacuando.

El estreñimiento es un problema frecuente en la edad infantil y se estima que afecta del 1,5% al 7,5% de la población en edad escolar.

En general, se considera que la frecuencia de evacuaciones normal varía desde dos deposiciones al día a tres deposiciones semanales. Por lo tanto, uno de los criterios para considerar a un niño como estreñido es cuando presenta una frecuencia de evacuaciones menor a tres veces a la semana.

Conozca las causas

* Cambios bruscos en la dieta. En los lactantes, por ejemplo, cuando la madre deja de dar el pecho a su hijo e introduce en su dieta leche de fórmula, el niño puede presentar dificultades para evacuar y hasta dolor.
* Cuando el niño siente dolor evita ir a hacer sus deposiciones, lo que incrementa el problema.
* Cuando el niño no beba suficiente agua, leche o jugos de frutas, o no consuma una dieta saludable que incluya suficiente fibra, pueda que presente problemas a la hora de ir al baño.
* Después de alguna enfermedad, o si ha tenido fiebre o ha tomado ciertos medicamentos.

Situaciones que favorecen el estreñimiento infantil

* Condiciones durante el aprendizaje de los hábitos de higiene. Algunos padres obligan en forma precoz al niño a avisar de la necesidad de ir al baño o son demasiado insistentes y hasta lo castigan, conductas que condicionan en el niño una actitud de oposición o rechazo a la evacuación.
* Las tensiones escolares al inicio del ciclo de clases, o el cambio de colegio, también influyen en que el niño mayor presente estreñimiento.
* El inicio del estreñimiento puede coincidir con un acontecimiento familiar traumático, como luto familiar, cambio de casa o de ciudad o el nacimiento de un nuevo miembro en la familia.
* El desorden en las horas para comer. Muchos niños con estreñimiento comen más entre las comidas que a la hora de las mismas. Abuso de alimentos astringentes (papas, plátano, arroz, zanahoria cocida…) y la introducción de nuevos alimentos como chocolate, golosinas y otros dulces.
* Ingestión insuficiente de líquidos. El agua y el jugo de fruta favorecen la deposición de las heces gracias a su acción humectante en el intestino.

La época de verano incrementa nuestras perdidas de líquidos, por lo que debe aumentase el consumo de agua normalmente en un 25%.

¿Cómo puede mejorar?

Según el especialista, con pequeños cambios en el estilo de vida y en la dieta, usualmente se ve mejoría. Estos cambios deben mantenerse aun después de solucionado el problema.

Cambios higiénicos

* Establezca un patrón regular para ir al baño: siente al niño en el baño durante diez o quince minutos después de las comidas e insístale en que nunca retenga o “se aguante” cuando tenga ganas. Esto con el fin de regularizar el tránsito intestinal.
* Para el caso de los bebés con este problema, es probable que les resulte muy difícil evacuar mientras están acostados. Se les puede ayudar doblando suavemente sus rodillas contra su pecho. Esta es una posición más natural para la evacuación.
* Dígale a su niño que no espere demasiado tiempo para ir al baño si siente la necesidad de evacuar.
* Anímelo a hacer actividad física. Esto reducirá la constipación y favorecerá el movimiento intestinal.
* El uso de laxantes debe ser consultado previamente con el pediatra de cabecera. Nunca practique la automedicación, puede empeorar el problema.

Cambios dietéticos

* Aumente la cantidad de alimentos con fibra en la dieta del pequeño (frutas con piel, verduras enteras, legumbres, frutos secos). El incremento de la fibra se debe hacer de manera gradual, pues una dieta con gran cantidad de fibra puede provocar flatulencia, distensión del abdomen y cólicos en el niño, y además interfiere el aprovechamiento de otros nutrientes necesarios para el crecimiento.
* Si su niño es mayor de un año de edad, ya debe comer fruta y verdura tres veces al día. Ofrézcale al niño fruta bien lavada y sin pelar, vegetales crudos (trocitos de tomate, de pepino, lechuga cortada, zanahoria rallada, etc.) y verduras enteras (no siempre en puré).
* Un aperitivo con mucha fibra son las palomitas de maíz.
* Los niños tienen que tomar al menos dos vasos de agua u otros líquidos cada día

 

20071104psaeal_6
En el resto de los casos, puedes intentar resolver el estreñimiento de tu bebé con algunos cambios en su dieta siguiendo estos consejos:

  • Si el bebé es menor de tres meses, puedes aplicar un supositorio de glicerina para lubricar la zona y ayudarlo a pasar las heces.
  • Si ya tiene tres meses o más, dale más agua.
  • También puedes darle jugo de ciruela seca.
  • Si ya come sólidos, evita el arroz (incluyendo el cereal de arroz), la manzana y el plátano o banano
  • Dale alimentos con fibra, como peras, avena y ciruelas.

Ese consejo a Sandra Ramírez le ha resultado de maravillas con su bebé.”Ahora le estoy dando compota de ciruela cada vez que veo que esta un poquito quedado, le doy compota de ciruela y perfecto”

 
Recomiendo alimentos naturales como la ciruela, manzanilla y anís.  También recomienda evitar las zanahorias crudas, ya que pueden estreñir al bebé. Además, si el niño es mayor de un año, aconsejo vigilar la cantidad de leche que toma, ya que en su experiencia muchos pequeñines que sufren a la hora de pujar toman demasiada leche y eso los estriñe.

Como cada niño es distinto, no dudes en escribirnos si tienes dudas. Asimismo, si un cambio en la dieta no regulariza a tu bebé, debes hacérselo notar al médico, para evaluar si hay algún tipo de problema en el sistema digestivo del niño.

Y otra cosa importante: les saludable el estímulo con el termómetro o supositorios de glicerina cuando vea pujar a tu bebe. Los niños se acostumbran a ello pero también puede suceder otra cosa, si luego de unos 15 días no mejora es preferible evaluar al niño nuevamente para evitarle que la estimulación del recto con el termómetro pueda provocarle al bebé una baja de presión abrupta.

Algo para tener en cuenta para la salud de tu hijo.

El Estreñimiento puede presentarse como cólico del lactante, el cual se caracteriza por fases de llanto repetitivo, contracciones abdominales (el bebé se encoge) y es muy característico de los 3 a 4 primeros meses de vida del bebé. Las fases de llanto suelen ser más intensas por la tarde-noche.

Es muy importante que los bebés sean revisados regularmente en la clínica y sobre todo en la primera etapa de su vida. Si los padres tienen la sospecha de que su bebé sufre los cólicos típicos del lactante es muy importante que consulten al Pediatra para que lo pueda diagnosticar correctamente y descartar otra serie de patologías asociadas.

 

Algunas de las situaciones en las que suele producirse el ESTREÑIMIENTO INFANTIL son:

a. El paso de la alimentación a través de la leche materna a la leche infantil.

b. El cambio de una leche infantil a otra distinta.

Nota: recordemos que algunas fórmulas pueden resultar más astringentes.

c. El inicio de una alimentación complementaria y/o variada.

 

No debemos de olvidar todo el proceso denominado “círculo vicioso”.

– Cuando el bebé se estriñe por primera vez se desencadenan una sucesión de hechos: la eliminación de las heces duras puede causar dolor y molestias; por lo que el bebé tiende a retenerlas de forma inconsciente, beneficiando que permanezcan en el intestino, que se deshidraten y aumenten su dureza.

Por todo lo comentado anteriormente, es muy importante solucionar el estreñimiento desde que comienza su sintomatología.

CONSEJOS PRÁCTICOS

1. El masaje en la región abdominal, ayudará a madurar el sistema gastrointestinal del recién nacido; también lo regulará.

2. El bebé se sentirá relajado si le damos un baño con agua templada. Así, beneficiaremos su tránsito intestinal.

3. Debemos evitar, en la medida de lo posible, la estimulación anal con termómetros u otros objetos que pudieran llegar a producir lesiones.

4. Si el niño se alimenta con leche infantil, será muy importante seguir las pautas de dosificación especificadas en el envase correspondiente.

5. Si tenemos la oportunidad de elegir, utilizaremos leches infantiles que no favorezcan el estreñimiento. Es por ello, por lo que optaremos por aquellas leches que beneficien la digestibilidad.

6. Por recomendación pediátrica, a los 4 ó 6 meses, podemos iniciar el consumo de compotas o purés de frutas y verduras, ricas en fibras.

 

7. Dependiendo de la edad del pequeño, podemos incluir en su dieta algunos alimentos ricos en fibra: naranja, espinacas, lentejas, avena, cereales integrales,…

8. Así pues, también controlaremos el consumo de alimentos que provocan deposiciones duras: plátano, manzana sin piel, zanahoria o arroz.

Lo último que he estado utilizando con excelentes resultados es la introducción de la SOYA en la dieta de los niños.

 

Muchas veces se ha cambiado la leche de vaca por soya, considerando que el niño presentaba algún tipo de intolerancia a la primera. Pero dentro de los descubrimientos de la SOYA el primero es el hecho que es una excelente fuente de fibra vegetal, con todos los beneficios agregados de la soya como lo es aumentar los mecanismos de defensa natural, y prevención temprana de futuro aparecimiento de cáncer o tumores.

 

En el mercado actualmente, es más fácil encontrar productos que contengan soya, lo que puede ser desde ya podemos acostumbrar a nuestra familia a su consumo.


julio 2009
L M X J V S D
« Jun   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Blog Stats

  • 1,108,116 hits

Flickr Photos